Inicio de sesión

Los espacios verdes benefician la función cognitiva

 

Los residentes de las zonas urbanas pueden experimentar fatiga cognitiva y pocas oportunidades de llevar a cabo una "restauración mental", debido a la falta de acceso a la naturaleza. Se cree que los entornos naturales al aire libre son beneficiosos para el funcionamiento cognitivo, aunque aún no está claro por qué ocurre esto. Un estudio coordinado por ISGlobal, que ha contado con 1.500 participantes de Barcelona, Doetinchem, Países Bajos, y Stoke-on-Trent, en Reino Unido, ha investigado la asociación a largo plazo entre los espacios verdes, la función cognitiva y sus posibles mediadores.


¿Cómo se ha realizado el trabajo?

Este estudio transversal ha contado con la participación de adultos del proyecto "Efecto Positivo para la Salud del Entorno Natural al Aire Libre en Poblaciones Típicas en Diferentes Regiones en Europa" (PHENOTYPE, según sus siglas en inglés). Los autores evaluaron la distancia del entorno residencial a los espacios verdes naturales (bosques, por ejemplo), así como la presencia de espacios verdes creados de forma artificial, en el vecindario.


A más distancia de las zonas verdes, peores resultados cognitivos

Según los datos recogidos, cada 100 m de aumento en la distancia de la zona residencial a las zonas verdes naturales, se asoció con peores resultados cognitivos. De acuerdo con el estudio, no se observan variaciones por actividad física, interacción social con vecinos, soledad, salud mental o por preocupaciones por contaminación atmosférica o acústica.


Una investigación en marcha

Aunque los resultados obtenidos dejan claro la importancia que tiene para las funciones cognitivas estar cerca de la naturaleza, los investigadores no pueden determinar aún el por qué de esta asociación. Según la autora principal del estudio, Wilma Zijlema, "no existe una evidencia consistente sobre los efectos a largo plazo que los espacios verdes tienen sobre la salud, aunque se cree que son beneficiosos para las capacidades cognitivas, como la atención y la memoria, pero no están claros los mecanismos ni el por qué de esta relación". El investigador de ISGlobal, Jordi Júlvez, coordinador del estudio, señala que estos hallazgos "proporcionan alguna indicación de que la proximidad a la naturaleza puede beneficiar la función cognitiva en adultos", y añade que se necesitan más estudios para averiguar los vínculos entre naturaleza y función cognitiva, porque el estudio "no pudo establecer los mecanismos subyacentes que podrían explicar esta relación".

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

ISGlobal​

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​