Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Los españoles no desayunamos bien

 

En nuestro país  sólo el 25% de la población toma un desayuno completo, que incluye 4 grupos de alimentos y que aporta el 20-25% de las necesidades energéticas diarias.

En su informe "Estado de situación sobre el desayuno en España", los expertos de la Fundación Española de Nutrición (FEN) sostienen que "el desayuno ayuda a reorganizar los cambios metabólicos sufridos durante la noche, evita los efectos de un ayuno prolongado y, en muchas ocasiones, incluye el primer líquido ingerido tras un largo periodo de tiempo, por lo que contribuye a mantener el estado hídrico correcto".

La primera comida comida debe ser completa y variada

De acuerdo con la FEN, el desayuno saludable es aquel que es variado, completo, equilibrado y satisfactorio. No existe un desayuno "ideal", sino que hay multitud de combinaciones, que tienen que adecuarse a las necesidades y circunstancias personales. Los expertos coinciden, no obstante, en que para que un desayuno sea completo debería aportar entre el 20-25% de las necesidades energéticas diarias, e incluir al menos cuatro grupos de alimentos: lácteo, cereal, fruta, y el cuarto puede ser grasa (aceite, mantequilla), azúcar (mermelada azúcar, miel) o proteína (frutos secos, jamón, queso, huevo). Los expertos recomiendan variarlo, igual que hacemos con la comida o con la cena. En definitiva, el desayuno es una buena ocasión para incluir grupos de alimentos que no deben faltar en nuestra dieta y para completar el número de raciones de diferentes grupos que no vamos a cubrir durante el resto del día.

El desayuno español típico no es tan típico

El desayuno español habitual consiste en una bebida caliente (ya sea café o leche con chocolate) acompañada de galletas, cereales de desayuno, pan y/o fruta. Sin embargo, de acuerdo con el estudio científico ANIBES, coordinado por la FEN, representativo de la población española (9 – 75 años), solo el 25% de la población toma un desayuno completo, el 37% toma un desayuno "aceptable" y el 38% toma un desayuno "incompleto". Además, el estudio UNINUT (Estudio de hábitos alimentarios y estilos de vida de los universitarios españoles), también liderado por la FEN, y representativo de España para este tipo de población, encontró que el 91,3% de los encuestados tomaron "algo" en el desayuno, pero únicamente el 36,4% de los desayunos alcanzaron un aporte de energía superior al 20%.

Una comida a la que se presta poca atención

Según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud de España 2011/2012 (ENSE), realizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística, que recoge información sanitaria relativa a la población residente en España en 21.508 hogares: el 12,24% toma solo algo líquido (café, leche, té, chocolate o cacao, yogur, etc.); el 1,74% algo líquido y fruta (incluyendo zumos); el 57,64% algo líquido y pan, tostadas, galletas, cereales o bollería; el 9,71% algo líquido y fruta o zumos y pan, tostadas, galletas, cereales o bollería y el 15,31% realizaban otro tipo de desayuno. El 3,36% de la población de estudio no suele desayunar.

Menos del 3% de los niños hace un desayuno de calidad

De acuerdo con el Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España-ALADINO 2015, realizado a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y de la Estrategia NAOS, también del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con 10.899 escolares de 6 a 9 años, el desayuno más frecuente (49,7% población de estudio) estaba constituido por un lácteo (leche, batido, lácteo o yogur) más un alimento del grupo de cereales (galletas, cereales de desayuno o pan/tostadas). El 3,3% indicaron que habían tomado para desayunar un lácteo con bollería y solamente un 2,8% realizó un desayuno de calidad, considerando este el que incluye al menos tres grupos de alimentos (lácteo + cereal + fruta). Cuando se les preguntó a las familias, solo un 0,5% afirmó que el escolar nunca desayunaba.

​Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia? Fundación Española de Nutrición (FEN)​


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés