Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicio de sesión

Los fumadores se vuelven “frágiles” con la edad

 

​El tabaquismo es la mayor causa prevenible de morbilidad y mortalidad. Sin embargo, pocos estudios han investigado la asociación entre consumir tabaco por encima de los 60 años y presentar una mayor "flagilidad" o riesgo de lesiones por golpes o caídas. Según un estudio del University College de Londres (Reino Unido), dirigido por Gotaro Kojima, en comparación con aquellas personas que no fuman o no han fumado nunca, las personas fumadoras con más de 65 años tienen hasta un 60% más de fragilidad.


¿Cómo se ha llevado a cabo el trabajo?

Kojima y su equipo partieron de los datos de una encuesta nacional que contaba con 2.542 participantes, 261 fumadores y 1.113 no fumadores o exfumadores. En el momento inicial, el 56% de los participantes se consideraron "fuertes", ya que no reportaron signos de fragilidad. El 44% restante presentaba tan sólo uno o dos síntomas asociados, no lo suficiente para que se les clasificase como frágiles.


La fragilidad aumenta en los fumadores

Cuatro años después de empezar el estudio, Kojima y su equipo pudieron constatar que el riesgo de fragilidad entre los fumadores era más elevado. Tras considerar otros factores que podían influir en este aspecto (edad, género, consumo de alcohol, nivel educativo, ingresos o función cognitiva), los resultados no se vieron alterados.


Los exfumadores son algo más fuertes

Los investigadores no encontraron en los exfumadores un mayor riesgo de fragilidad, con independencia de si habían dejado de fumar hacía más de una década o en los últimos años. Sin embargo, al considerar otros datos sobre su estado de salud, observaron que aquellos pacientes que presentaban una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tenían más problemas de equilibrio (y caídas), debilidad muscular y menos masa ósea.

¿El factor que más aumenta la fragilidad es el tabaco?

Aunque parece evidente que el consumo de tabaco puede favorecer un peor estado de salud y, como consecuencia, aumentar la fragilidad de las personas, los autores reconocen que es difícil demostrar si la fragilidad es una consecuencia directa del consumo de tabaco. Es necesario llevar a cabo más investigaciones en esta línea que confirmen estas afirmaciones.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Age and Ageing​

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés