Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y así poder mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés y mostrarle publicidad y anuncios personalizados. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies entendido
Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Los refrescos azucarados podrían estar relacionados con el cáncer de mama

 

De acuerdo con un estudio realizado en el marco del Proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) por el grupo de investigación Ciberobn de Medicina Preventiva-Navarra, publicado en European Journal of Nutrition, el consumo regular de refrescos azucarados se asocia significativamente con un mayor riesgo de desarrollar en el futuro un cáncer de mama invasivo en mujeres postmenopáusicas.

¿Cómo se ha hecho el estudio?

Los investigadores han llevado a cabo un seguimiento durante una media de 9,9 años a más de 10.000 mujeres y con una mediana de edad de 33 años de la cohorte SUN que no tenían cáncer de mama en el momento del reclutamiento. Durante el seguimiento, se confirmaron 100 casos de tumor de mama. Entre las mujeres posmenopáusicas que consumían refrescos azucarados de forma regular, se observó una incidencia significativamente mayor de cáncer de mama en comparación con aquellas que no los ingerían o que lo hacían de forma ocasional. La investigación concluye también que no se halló relación entre refrescos azucarados y cáncer de mama en las mujeres premenopáusicas. No obstante, los autores advierten que sería necesario realizar estudios longitudinales más amplios para apoyar esta conclusión.

Azúcar, concentración de insulina y células tumorales

Tal y como apunta Alfredo Gea, profesor de la Facultad de Medicina e investigador del Ciberobn. "El azúcar contenido en las bebidas azucaradas podría actuar, entre otros mecanismos, mediante un incremento de la concentración de insulina en sangre, y directamente sobre las células del tejido mamario. Hay varios mecanismos por los que el consumo de refrescos azucarados puede promover la proliferación de células del tejido mamario, y favorecer la invasividad y la migración de células tumorales".

Otro factor a tener en cuenta: los estrógenos libres circulantes

Mayores concentraciones de insulina también promoverían la transformación periférica de andrógenos a estrógenos en mujeres postmenopáusicas. Andrea Romanos, firmante del artículo y becaria de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) explica: "Es bien conocido que mayores concentraciones de estrógenos libres circulantes en mujeres postmenopáusicas incrementan el riesgo de cáncer de mama. Existen, por tanto, mecanismos que podrían explicar los resultados encontrados".

Los refrescos azucarados son el enemigo

Según Estefanía Toledo, codirectora del grupo del Ciberobn de Navarra, estos resultados aportan "nuevas evidencias para apoyar estrategias de salud pública" dirigidas a disminuir el consumo de bebidas azucaradas a nivel de la población. Para Miguel Ángel Martínez-González, investigador principal del Proyecto SUN, este es un motivo más por el que no es exagerado afirmar que los refrescos azucarados son como una "maldición" que ha caído sobre la humanidad.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Universidad de Navarra

European Journal of Nutrition.


 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés