Inicio de sesión

Los sistemas de retención infantil: imprescindibles

 

El número de desplazamientos en carretera aumenta durante el periodo vacacional y con ellos se incrementa el riesgo de accidentes. De acuerdo con datos ofrecidos por la OMS, cada año mueren en las carreteras cerca de 1,25 millones de personas. Según la DGT, el año pasado en nuestro país se registraron 1.126 fallecidos por accidentes de tráfico en vías interurbanas, 20 de los cuales tenían menos de 14 años. Tal y como señalan desde la DGT, los menores con altura igual o inferior a 1,35 m deberán utilizar siempre un sistema de retención homologado y ajustado a su peso y estatura. Si los menores no se encuentran correctamente sentados, el vehículo puede llegar a ser inmovilizado según la Ley de Tráfico y Seguridad Vial vigente.


Riesgos por grupos de edad

Los daños que sufren los niños en los accidentes de tráfico pueden ser muy graves. Hasta los 2 años, debido al tamaño de la cabeza y la fragilidad de la columna vertebral, las lesiones más habituales tienen lugar en el cuello. Entre los 2 y los 4 años, debido a que las vértebras no son suficientemente fuertes para soportar las desaceleraciones bruscas, las lesiones de cabeza son más frecuentes. De los 4 a los 10 años, el abdomen de los niños se lleva la peor parte: tienen mayor riesgo de sufrir hemorragias internas o lesión abdominal, debido a que los órganos no están suficientemente fijados a su estructura abdominal.


6 reglas de oro

Desde la DGT han elaborado un listado de consejos imprescindibles para proporcionar seguridad a los menores durante sus trayectos en coche:

  • Utiliza siempre los sistemas de retención, desde el embarazo, desde su primer viaje en coche a la salida del hospital y hasta que mida, al menos, 1,35m, aunque es aconsejable que hasta 1,50 m utilice silla con respaldo antes de pasar a hacer uso del cinturón.
  • Coloca la silla el mayor tiempo posible en sentido contrario a la marcha.
  • Utiliza siempre el Sistema de Retención Infantil adecuado a la altura y peso del niño.
  • Asegúrate de que la silla está bien anclada al vehículo y que el niño va bien colocado y sujeto.
  • ¡Vigila los trayectos cortos! Es donde hay un mayor número de accidentes y errores de colocación.
  • Da ejemplo, ponte siempre el cinturón de seguridad

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas.

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

DGT​