Inicio de sesión

Miopía: una epidemia del año 2050

 

Según un informe sobre la miopía y su impacto, realizado por expertos del Instituto de la Visión Brien Holden, que ha sido avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la visión empeora a medida que el mundo crece y se desarrolla. La miopía, un error refractivo que consiste en presentar dificultad para ver con nitidez los objetos situados a larga y media distancia, puede afectar a casi la mitad de la población mundial en el año 2050. Esto significa que, en tres décadas, casi 5.000 millones de personas sufrirán deterioro de la visión y, aproximadamente, 1.000 millones padecerán miopía magna, circunstancia que incrementa el riesgo de retinopatías y desprendimiento de retina. El estudio revela, además, que la miopía aumenta rápidamente entre los jóvenes de todo el mundo.


Una epidemia con consecuencias en la productividad

De acuerdo con la OMS, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. Las principales causa de discapacidad visual son los errores refractivos (miopía, hipermetropía o astigmatismo) sin corregir. También según la OMS, un 90% de la carga mundial de discapacidad visual se concentra en los países de ingresos bajos.


El avance de la miopía: un problema ambiental

La miopía es un error refractivo muy extendido en Asia Oriental: el 40% de la población lo padece en Japón y el 50% en Taiwán. Pero, según los expertos, la carga genética no marca esta tendencia. Según un estudio comparativo realizado en Singapur y Sídney con estudiantes de raza china de seis y siete años de edad, la prevalencia de la miopía en Singapur era muy superior a la registrada en Sídney (29,1% frente a 3,3%). Dado que las influencias hereditarias eran muy similares en ambos países (en Sídney, el 68% de los padres de los niños participantes en el estudio tenían miopía y en Singapur, la padecían el 71%), los investigadores concluyeron que la principal diferencia entre los dos grupos de niños era que los que vivían en Sídney pasaban más tiempo al aire libre por semana (promedio de 13,75 horas) que los de Singapur (promedio de 3,05 horas). El estudio apunta, además, que la aparición de la miopía también podría estar relacionada con la presión académica de las escuelas de Singapur.


Claves para reducir el riesgo de miopía

Los expertos sostienen que, para preservar la agudeza visual de la población y frenar el aumento de la miopía, es fundamental ejercitar la visión de lejos pasando tiempo al aire libre, algo especialmente importante entre niños y jóvenes. Reducir el tiempo que se pasa frente a las pantallas también ayuda a disminuir la incidencia de este error refractivo. En los casos en los que la persona pasa más tiempo del recomendado (dos horas diarias), frente a una pantalla, es fundamental observar la regla del 20-20-20: apartar la mirada del ordenador cada 20 minutos y dirigirla a unos 20 metros durante 20 segundos. Acudir a revisiones visuales periódicas (si se sienten o no molestias) es también básico para preservar una buena salud visual.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas​

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Brien Holden Vision​

 

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés