Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicio de sesión

No sin mi móvil (la nomofobia aumenta)

 

Investigadores de la Universidad Internacional de La Rioja, y la Universidad de Deusto, han llevado a cabo el primer trabajo instrumental en español sobre nomofobia, el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil. De acuerdo con sus datos, las chicas son más "nomófobas" que los chicos, especialmente entre los 14-16 años.


Ansiedad por estar siempre "conectado"

Las personas que padecen esta fobia sienten la necesidad de tener el teléfono siempre cargado y pensar que no pueden utilizarlo por cualquier motivo (datos, cobertura…), les produce ansiedad. Tratar de evitar a toda costa situaciones de "desconexión", hace que tengan dificultades para seguir una vida normal. De acuerdo con Joaquín Manuel González-Cabrera, director del grupo Cyberbullyng-OUT de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y primer autor del trabajo, los adolescentes y los jóvenes son el sector más vulnerable frente a la nomofobia.


¿Cómo se ha realizado el trabajo?

Con el fin de analizar el patrón de uso problemático nomofóbico, los investigadores utilizaron un cuestionario que evalúa 4 dimensiones y 20 ítems. A través de ellos establecieron los perfiles de usuario ocasional, usuario en riesgo y usuarios con problemas. En palabras de González-Cabrera, "Casi el 25% podría considerarse un usuario de riesgo. Esto puede tener consecuencias a medio-largo plazo. Serán necesarias más investigaciones, especialmente de seguimiento temporal, para evaluar su impacto en nuestros adolescentes". Los datos revelan también que la franja de edad con mayor prevalencia está comprendida entre los 14 y 16 años, y que las chicas registran puntuaciones más altas que los chicos.


La importancia de la educación digital

Tal y como señalan los autores de este estudio, el uso de Smartphones no es negativo, pero tampoco es inocuo. Es necesario, por tanto, llevar a cabo una educación digital que ayude a las personas (en especial a los jóvenes), a tener un uso más racional de estos dispositivos. Además de estudiar la nomofobia, los investigadores de la UNIR están llevando a cabo el desarrollo y validación instrumental de otros problemas como el FOMO (Fear of Missing Out, o miedo a perderse algo), también intrínseco a un estilo de vida hiperconectado, o el estudio del posible uso patológico de los videojuegos (Internet Gaming Disorder) sobre todo de juegos tipo MOBA (Multiplayer Online Battle Arena, o campo de batalla multijugador) como el League of Legends.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas​

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Agencia de noticias SINC


Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés​