Inicio de sesión
SegurCaixa Adelas

Pistachos: una forma exquisita de cuidar la salud

 

En julio del 2003, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), aprobó la primera lista de beneficios de los frutos secos y reconoció que “la evidencia científica sugiere que consumir 42.5 g al día de la mayoría de estos frutos, como son los pistachos, en el seno de una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, puede reducir el riesgo de contraer cardiopatías”.

Perfil nutricional saludable

De acuerdo con la doctora Nieves Palacios, Jefe de Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte (Consejo Superior de Deportes) los pistachos presentan un perfil nutricional muy saludable:

  • Son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, y en sustancias antioxidantes, conocidas por su importante papel en la protección de la función endotelial, clave en la prevención de alteraciones vasculares.

  • Son bajos en grasas saturadas, y no poseen colesterol, lo que aumenta sus beneficios sobre las enfermedades cardiovasculares.

  • Presentan un alto contenido en fibra, lo que significa que retrasan el vaciado gástrico y alargan la sensación de saciedad; reducen los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, hacen más lenta la absorción de glucosa por el intestino, disminuyen la consistencia de las heces y mejoran el tránsito intestinal.

  • Son ricos en proteína vegetal de buen valor biológico, en minerales como hierro, potasio, fósforo y azufre, y en vitaminas del grupo B.

Beneficios para los deportistas

Gracias a su riqueza en antioxidantes, minerales y vitaminas y a su perfil nutricional saludable, rico en grasas insaturadas y sin colesterol, es un alimento muy interesante en la dieta habitual de cualquier deportista.

Beneficios para la piel

Cuidar la piel es especialmente importante en los meses de verano. La vitamina A que contienen los pistachos, además de favorecer el bronceado, corrige condiciones de sequedad y descamación de la piel, ayuda a restaurar tejidos dañados aumentando la renovación celular e incrementando la síntesis de colágeno, mejorando la cicatrización y elasticidad de la piel. La vitamina E, por su parte, actúa evitando la acumulación de radicales libres que aumentan en verano provocando la aparición de “manchas de envejecimiento”.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Diario ABC


< Volver a la Información de salud