Inicio de sesión

Prevención del cáncer en niños y adolescentes

 

​Durante el pasado Día Mundial del Cáncer, la AECC ha querido poner foco en un aspecto esencial para el abordaje del cáncer: la prevención. Las evidencias científicas revelan que, en el ámbito europeo, se podrían evitar más del 40% de los tumores adoptando hábitos de vida saludable, que son más efectivos si se hacen desde la infancia. Así, para analizar el riesgo de cáncer en el futuro, es necesario ver qué prevención se está haciendo en el presente. Para ello, la AECC ha analizado cuál es la situación a día de hoy de los niños y adolescentes españoles en factores de riesgo de desarrollo de un cáncer como el tabaco, el alcohol o la obesidad, incluyendo alimentación y sedentarismo.


Consumo de alcohol, tabaco e índice de sedentarismo

En España, el 31,4%2 de los escolares de secundaria (12-16 años), han fumado alguna vez en el último año y casi el 9%3 lo hace a diario. Además, el 18,6%4 han consumido cannabis en el último mes y 146.000 estudiantes entre 14 y 18 años han empezado a consumirlo en el último año. La misma encuesta muestra que 8 de cada 10 escolares han bebido alcohol alguna vez; 1 de cada 3 lo han consumido en forma de atracón (binge drink), y 2 de cada 10 se han emborrachado el último mes. Además, el 41,3%5 de los niños entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad y, según la Fundación para la Investigación Nutricional, sólo el 30%6  de los niños y el 12% de las niñas menores de 10 años realizan un mínimo de 60 minutos al día de actividad física que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Una educación para la salud insuficiente y poco consistente

Estos datos tan poco optimistas han impulsado a la AECC a realizar un estudio sobre la asignatura de Educación para la Salud (EPS) en los colegios españoles. La EPS es una materia transversal contemplada en la LOMCE que, a su vez, adoptan las Comunidades Autónomas con la misma transversalidad en sus distintos territorios. Las materias que contempla la EPS son: actividad física y alimentación saludable; bienestar y salud emocional; educación afectivo-sexual; seguridad y prevención de riesgos, lesiones y accidentes; y educación sobre drogodependencias. El tiempo que se dedica a esta asignatura es, en la mayoría de los casos, insuficiente (alrededor de una hora al mes). Las materias que prioriza son la actividad física y la alimentación saludable, dedicando hasta dos horas al mes en algunos centros (aunque un 22,5% no dedica ninguna). Además, desde la AECC declaran que, en la mayoría de los casos, la información sobre drogodependencias (en la que se incluyen las drogas y el alcohol) es también escasa.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

AECC​


     Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés