Inicio de sesión

Relacionan la comida rápida con el fracaso escolar

 

De la "fast food" al fracaso escolar sólo hay un paso. Esto es lo que demuestran las conclusiones de un estudio americano publicado en diciembre en la revista Clinical Pediatrics. Para llegar a esta conclusión Kelly Purtell, profesora de la Universidad Estatal de Ohio y Elizabeth Gershoff, de la Universidad de Texas en Austin, han realizando un seguimiento a niños de edades comprendidas entre los 10 y los 14 años.

¿Cómo se ha realizado el estudio?

Las investigadoras han recopilado datos de 11.740 estudiantes, que fueron testados para determinar sus capacidades en lectura, matemáticas y ciencia. También se les preguntó sobre su consumo de comida rápida la semana anterior a las pruebas. Menos de un tercio (el 29%) declararon no haber consumido "fast food" durante la semana anterior; el 10 % reportó tener comida rápida todos los días, y otro 10% admitió haberla comido cuatro a seis veces por semana. Algo más de la mitad de los niños la consumieron de una a tres veces en la semana anterior.

Fast food y condiciones socioeconómicas

El habitual consumo de comida rápida es, en muchas ocasiones, reflejo del medio socioeconómico de los alumnos, una circunstancia que también desempeña un papel fundamental en el éxito o el fracaso escolar. Para evitar que los resultados de su estudio se vieran contaminados por este factor, las dos investigadoras aislaron los datos relacionados con el estilo de vida y ambiente. Después de hacerlo, los resultados siguen siendo los mismos: la comida de los restaurantes low cost, pobre en nutrientes esenciales, perjudica, afirman, el desarrollo cognitivo. Además, sostienen que los regímenes ricos en azúcares y en grasas afectan a la memoria inmediata y los procesos de aprendizaje.

Un hábito a reducir

A la vista de sus resultados, las autoras del estudio aconsejan a los padres disminuir el consumo de fast food: "No decimos que no alimenten jamás a sus hijos con comida rápida, sino que los resultados sugieren que el consumo debería ser reducido lo máximo posible", declara Purell.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

Clinical Pediatrics​

Universidad Estatal de Ohio