Inicio de sesión

Relacionan las bebidas, azucaradas o edulcoradas, con el síndrome metabólico

 

Abusar de las bebidas refrescantes envasadas (incluso aquellas que son light y no contienen azúcares y los zumos de frutas), incrementa el riesgo de sufrir síndrome metabólico. Esta es la principal conclusión de un estudio llevado a cabo por la experta en nutrición Cíntia Ferreira-Pêgo, bajo el liderazgo de los doctores Nancy Babio y Jordi Salas-Salvadó, pertenecientes al CIBERobn, del Instituto Carlos III. El síndrome metabólico designa un conjunto de factores de riesgo de padecer accidentes cerebro y/o cardiovasculares, tales como obesidad abdominal, hipertensión arterial, niveles bajos de colesterol HDL en sangre y niveles elevados de triglicéridos y de glucosa. Aproximadamente la cuarta parte de los adultos de países desarrollados presenta este trastorno. Quienes padecen síndrome metabólico tienen el doble de riesgo de morir por un ataque al corazón o una embolia cerebral que quienes no lo padecen.


Las bebidas "light", también con moderación

La investigación ha contado con la participación de 1.868 personas de entre 55 y 80 años que, pese a no tener síndrome metabólico al inicio del estudio, presentaban un alto riesgo de padecer accidentes cardiovasculares. Según sus resultados, las personas que consumen más de cinco vasos por semana de bebidas azucaradas y bebidas endulzadas sin azúcar presentan, respectivamente, un 43% y un 74% más riesgo de desarrollar síndrome metabólico, que aquellos que toman menos de un vaso a la semana. Los datos revelan, además, que un consumo elevado de zumos de fruta naturales y envasados, incrementa las probabilidades de padecer este síndrome con el tiempo.


Las bebidas azucaradas suben la tensión

El trabajo también pone de manifiesto que consumir más de cinco vasos semanales de estas bebidas no sólo eleva el riesgo de desarrollar síndrome metabólico en su conjunto, sino también de presentar algunos de los factores que lo componen. En lo que respecta a las bebidas azucaradas, consumir más de cinco vasos a la semana incrementa un 9% el riesgo de hipertensión y de presentar niveles bajos de colesterol HDL ("bueno"). Por otro lado, el consumo de bebidas "light" o "diet" y los zumos de fruta naturales, se asocian a un mayor riesgo de obesidad abdominal. Además, de acuerdo con los datos, las personas que toman habitualmente zumos de fruta envasados y bebidas light, presentan más riesgo de tener los triglicéridos en sangre elevados que las que consumen estas bebidas solo de vez en cuando.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

CIBERobn​