Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Aceptar
Inicio de sesión

Trabajar mucho favorece el estrés y aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular

 

​De acuerdo con las conclusiones de varios estudios, las personas que trabajan durante un elevado número de horas tienen un mayor riesgo de padecer accidente cerebrovascular. Sin embargo, hasta ahora no se había investigado la relación entre las largas jornadas laborales con la fibrilación auricular, la arritmia cardíaca más común y factor de riesgo de accidente cerebrovascular. Un estudio reciente, llevado a cabo por Mika Kivimäki, del departamento de epidemiología y salud pública del University College de Londres (Reino Unido), ha examinado el riesgo de fibrilación auricular en personas que trabajan muchas horas (≥55 por semana) y los que trabajan un tiempo normal de horas (35-40 h por semana).


¿Cómo se ha realizado el estudio?

Para obtener sus conclusiones, el equipo de Kivimäki, consideró datos de 85.494 hombres y mujeres trabajadores con una media de edad de 43,4 años que al inicio del estudio no habían presentado fibrilación auricular. Las horas de trabajo de los participantes también fueron avaluadas al inicio del estudio (1991-2004). El seguimiento medio de fibrilación auricular fue de 10 años y los casos se definieron utilizando datos de electrocardiogramas, registros hospitalarios, registros de reembolso de medicamentos y certificados de defunción.


Cuantas más horas, mayor riesgo

Los investigadores identificaron 1.061 nuevos casos de fibrilación auricular a lo largo del estudio. Tras llevar a cabo ajustes por edad, sexo y situación socioeconómica, se concluyó que los participantes que trabajaban más horas tenían un riesgo 1,4 veces mayor de fibrilación auricular en comparación con los que trabajaban un tiempo estándar. Los datos se mantuvieron invariables después de excluir a los participantes con enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular antes o durante el seguimiento. Tras considerar otras variables como como la obesidad, el consumo elevado de alcohol y la presión arterial alta, la asociación tampoco se vio alterada.


¿A qué se debe esta relación?

Aunque los investigadores del estudio no son capaces de determinar por qué las jornadas de trabajo largas favorecen la enfermedad cerebrovascular, piensan que las largas jornadas laborales pueden afectar al sistema nervioso autónomo, aumentando así el riesgo de fibrilación auricular. Añaden, además, que las personas que trabajan durante muchas horas tienen más probabilidades de consumir con frecuencia tabaco y alcohol y padecer obesidad, sedentarismo, y estrés; todos ellos factores de riesgo de enfermedad cerebrovascular.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

European Heart Journal​

Mejora tu salud y calidad de vida. Apúntate en los servicios de prevención y planes de cuidados de tu interés