Inicio de sesión

Un buen nivel educativo reduce el riesgo de muerte

 

La finalidad de este estudio es poner en valor la importancia de elaborar intervenciones y estrategias encaminadas a mejorar la supervivencia, al menos en Estados Unidos, lugar en que se ha llevado a cabo el trabajo. Tal y como ha declarado Virginia Chang, autora del estudio: "En la política de salud pública, a menudo nos centramos en cambiar conductas típicamente asociadas a la salud, como es la dieta, el consumo de tabaco o alcohol, etc. La educación también debería ser un elemento clave en la política de salud de Estados Unidos".

¿Cómo determinar la mortalidad asociada?

El nivel educativo ya ha sido identificado como un fuerte predictor de muerte prematura en adultos. Si bien esta tendencia está bien documentada, pocos estudios han estimado el número de personas que podrían estar muriendo debido a su escaso nivel de educación. Con la intención de averiguarlo, los investigadores de la NYU agruparon datos recogidos entre 1984 y 2014 por los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC según sus siglas en inglés), de más de un millón de personas, para estimar las tasas de mortalidad por nivel de educación. De esta manera, pudieron determinar cuántas muertes podían haberse evitado en el 2010 si se hubiera alcanzado un mayor nivel educativo.

Más de medio millón de muertes potencialmente evitables

El equipo de Chang consideró que, casi 150.000 muertes en el año 2010 estaban asociadas a no tener estudios secundarios. Los resultados sugieren también que más de 500.000 muertes se podrían haber evitado si esas personas hubieran tenido estudios universitarios superiores.

¿Qué tiene que ver la educación con la salud?

De acuerdo con los investigadores, los niveles más altos de educación podrían reducir el riesgo de mortalidad a través de factores tales como los comportamientos más saludables, mejor bienestar psicológico, mayor desarrollo cognitivo y un mejor acceso y adherencia a los medicamentos. Aunque parece claro que a mayor nivel educativo, menos riesgo de muerte prematura, el equipo de Chang reconoce que su estudio tiene limitaciones, ya que no ha tenido en cuenta variables como las condiciones de salud o socioeconómicas en la infancia.

 

Texto elaborado con la supervisión científica del Área Asistencial de Adeslas

 

¿Dónde se ha publicado esta noticia?

PLoS One​