Información sobre tratamientos dentales

Todo lo que necesitas saber acerca de los tratamientos de Ortodoncia e Implantes

¿Tienes poco hueso y necesitas un implante? Te contamos cómo solucionarlo

10 razones para elegir implantes dentales en lugar de prótesis removibles

El hecho de perder un diente y no haberlo repuesto con un implante provoca que el hueso disminuya poco a poco.

La colocación de implantes dentales en pacientes donde no existe el volumen o la calidad de hueso suficiente se hace complicado, pero no imposible.

Por ello y porque los beneficios que aportan los implantes dentales son muy grandes, se hace necesaria la búsqueda de diferentes técnicas para aumentar dicha disponibilidad y así lograr una superficie que resista los implantes.

Para recuperar ese hueso perdido, es necesaria la realización de injertos óseos, siendo el hueso de otra zona del cuerpo del propio paciente el ideal, pero su obtención implicaría la necesidad de otra intervención adicional.

AHORA: Ahorra hasta un -50% en tu implante con un seguro dental Adeslas.

Regeneración ósea en implantes

La regeneración ósea es uno de los principales avances en este tipo de tratamientos en los últimos años, apareciendo en el mercado otros tipos de hueso, artificiales o de origen animal, que proporcionan al paciente la ventaja de poder realizar este tipo de regeneraciones sin la necesidad de realizar otra intervención quirúrgica en la zona donante.

Este tipo de injerto, en polvo o en pequeños bloques, se coloca en la zona receptora, dejando que se produzca su regeneración e integración con el propio hueso natural del paciente, consiguiendo una base suficiente y estable.

Estas técnicas de cirugía avanzada, junto con las elevaciones de seno maxilar y las expansiones alveolares, logran con éxito la colocación de implantes en situaciones que, desde el inicio, están desaconsejadas.

Si la falta de hueso existe en los sectores posteriores del maxilar superior, la técnica de elección sería la elevación del seno maxilar. Esta técnica consiste en elevar el suelo del seno maxilar rellenando parte de dicha cavidad con hueso, consiguiendo así una mayor altura ósea que proporcione sujeción a los implantes.

Si la reabsorción se encuentra en la mandíbula tanto en altura como en anchura, se pueden emplear técnicas de expansión de cresta para conseguir hacerla más ancha o se puede realizar regeneración del volumen crestal usando hueso y membranas de colágeno o de titanio, según la anatomía ósea.

¿Existe alguna otra alternativa a la regeneración ósea?

Sí, en ocasiones pueden colocarse implantes cortos, los cuales miden menos de 8,5 mm, o implantes de diámetro reducido. Tanto para valorar la viabilidad de unos como de los otros, es necesario un buen estudio mediante tomografía axial computerizada.