Pérdida auditiva: reconoce los signos de alarma

Publicado:
Share

Salud Práctica
Prevención

Descubre qué es la hipoacusia y cómo detectar sus primeros síntomas – Adeslas Salud y Bienestar

En este post explicaremos qué es la hipoacusia o sordera y cómo podemos identificar sus primeros signos de alerta.


La última semana de septiembre se celebra la Semana Internacional de las Personas Sordas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 20 % de la población mundial, más de 1500 millones de personas, sufre algún grado de pérdida auditiva. En la mayoría de los casos se trata de una pérdida leve, aunque se calcula que unos 430 millones de personas padecen una pérdida de audición que va de moderada a completa, que afecta a sus actividades cotidianas y a su calidad de vida. Además, la OMS prevé que esta cifra aumente considerablemente en los próximos años, debido a los cambios demográficos y nuestro estilo de vida1

¿Qué es la hipoacusia?

El término hipoacusia o sordera hace referencia a la pérdida de capacidad auditiva, ya sea total o parcial y en uno o los dos oídos2-4.

Tipos de hipoacusia3,5

Podemos clasificar la sordera en función de varios criterios:

  • Según la cantidad de pérdida auditiva se diferencia entre hipoacusia leve (umbral de audición <30 dB), moderada (30-50 dB), grave (50-80 dB), profunda (80-95 dB) o total (>95 dB).
    *Nota: dB es el símbolo de decibelios.
  • Según dónde esté situada la lesión se diferencia entre hipoacusia de transmisión o conducción, cuando el problema está en el oído externo o el oído medio; hipoacusia neurosensorial o de percepción, cuando la lesión causante está en el oído interno, las vías acústicas o el córtex cerebral; e hipoacusia mixta, cuando existen lesiones en ambas estructuras.
  • Según la causa, la hipoacusia puede ser hereditaria, adquirida o relacionada con la adquisición del lenguaje.

Causas de la hipoacusia2,5,6

En el desarrollo de la hipoacusia pueden intervenir múltiples factores, algunos de ellos prevenibles, tales como:

  • Acumulación de cerumen en el oído.
  • Exposición continuada a ruidos o exposición a un único ruido fuerte, como una explosión.   
  • Envejecimiento. Con la edad se pierde la capacidad de oír las frecuencias más altas.
  • Infecciones de repetición en el oído e infecciones infantiles, como las meningitis, las paperas o el sarampión.
  • Tumores y enfermedades congénitas o autoinmunes, como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico.
  • Traumatismos y lesiones en el oído. 
  • Algunos fármacos también pueden afectar a la capacidad auditiva.
  • Diferencia de presión entre ambos lados del tímpano.
  • Anomalías congénitas, trastornos genéticos e infecciones que la madre puede transmitir al feto durante el embarazo.

Signos y síntomas de alerta de hipoacusia2,4,5,7

Debemos estar atentos a algunos signos y síntomas que pueden indicarnos que estamos perdiendo audición:

  • Dolor de oído, sensación de congestión, secreciones o zumbidos.
  • Diferencias de audición entre un oído y otro. 
  • Alteraciones del equilibrio y vértigo.
  • Síntomas neurológicos, como mareos, cefalea, entumecimiento de la cara, alteraciones del gusto o dificultad para masticar.

En el caso de los bebes y los niños pequeños, debemos sospechar de un problema de hipoacusia cuando:

  • No responden a los sonidos o ignoran a las personas que les hablan. Esta situación puede que solo ocurra en lugares con ruido de fondo.
  • Presentan dificultades del lenguaje, sociales o de aprendizaje, o retraso del desarrollo motor.

¿Qué hacer si sospechas de hipoacusia?2,5,8,9

En caso de presentar alguno de los signos o síntomas de alarma anteriores, debemos acudir a un especialista para que realice las pruebas necesarias.

Normalmente, el otorrinolaringólogo realiza una audiometría para valorar la magnitud de la hipoacusia. Si es necesario, puede complementar el examen con otras pruebas como una resonancia o una timpanometría.

Una vez analizado el problema y sus causas, se podrá determinar el tratamiento más conveniente para cada paciente, por ejemplo, la cirugía, el uso de audífonos u otras ayudas para la audición, el aprendizaje del lenguaje de signos, etc.

En algunas ocasiones, las pérdidas leves pueden pasar desapercibidas y los síntomas pueden malinterpretarse, sobre todo en el caso de los niños pequeños. Por eso, también es recomendable realizar pruebas de audición periódicas, especialmente a los niños y personas mayores, para poder detectar la hipoacusia lo antes posible e iniciar un tratamiento antes de que esta se convierta en un problema para su día a día.

 

Además, si eres asegurado de Adeslas, recuerda que tienes disponible nuestro Servicio de Orientación Médica General, donde podrás obtener más información.  

 

 

Referencias:

1Informe mundial sobre la audición. Organización Mundial de la Salud. Octubre, 2021.

2Hipoacusia. Medline Plus. Consultado en agosto, 2023.

3¿Qué es la sordera? Hospital Clinic de Barcelona. Mayo, 2018.

4Deficiencia auditiva (hipoacusia) en niños. Manual MSD. Abril, 2022.

5Pérdida de audición. Manual MSD. Junio, 2022.

6Causas de la Sordera. Hospital Clinic de Barcelona. Mayo, 2018.

7Síntomas de la sordera. Hospital Clinic de Barcelona. Mayo, 2018.

8Diagnóstico de la Sordera. Hospital Clinic de Barcelona. Mayo, 2018.

9Tratamiento de la Sordera. Hospital Clinic de Barcelona. Mayo, 2018.